Hace algún tiempo que ando metida en un grupo de facebook sobre cocinar con Thermomix… y he de confesar que les odio… porque no paran de subir recetas tan apetitosas como esta!!!! y tan calóricas!!!! El otro día la vi y no pude resistirme a probarla.

1655330_10206242374088275_5127969043177667471_o

Los ingredientes son básicos: 

250 gr de galletas rellenas de choco, tipo Príncipe

4 huevos medianos

100 gr de azúcar (las galletas ya son dulces)

200 gr de leche entera

100 gr de aceite de girasol

1 sobre de levadura en polvo

 

Con thermomix: 

Trituramos las galletas 20 segundos velocidad 5-7-10. Bajamos los restos de galletas hacia las cuchillas. Añadimos el resto de ingredientes y mezclamos 20 segundos velocidad 7.

Vertemos en un molde redondo de silicona de 22 cm e introducimos en el microondas durante 10 minutos. Dejamos reposar dentro del microondas 5 minutos y ya tenemos un delicioso bizcocho de choco. Podemos decorar con azúcar glass, cobertura de chocolate, sin nada…

Sin Thermomix

Introducimos las galletas en un bolsa y las golpeamos con una barra de amasar hasta triturarlas, o bien las trituramos en una trituradora. Mezclamos en un bol con el resto de ingredientes y procedemos del mismo modo.

 

Espero que os guste!!!!


Logo cabecera desafío

 

Otro mes más y otro reto más, esta vez propuesto por mi querida Mari Luz de Trasteando en mi Cocina. Cuando leí el correo con la receta del mes me quedé como el emoticono del whatsup, ojiplática: Sarmale, un plato rumano… ¡Socorro!!!! Pensé en esos momentos, pero después leyendo detenidamente el correo y documentándome por internet logré que el pánico desapareciera y diera paso a mi curiosidad culinaria.

El sarmale es una elaboración típica de la comida rumana que se sirve en las grandes celebraciones. Se compone básicamente de un envoltorio formado por hojas de col o vid y un relleno de carne picada con cebolla y algún cereal. Para elaborar mi sarmale he seguido las indicaciones que Sergio da en uno de sus programas “Cocinamos contigo”:

 

Ingredientes para dos personas (unos ocho rollitos)

- Una col

- Cebolla

- Un trozo de pimiento rojo

- Un trozo de pimiento verde

- 200 gr de carne picada (en mi caso mixta)

- Un puñado de arroz

- Salsa de tomate

- Pimienta, sal y pimentón dulce

Lo primero que hacemos es escaldar las hojas de col. Cuanto más exteriores sean las hojas, mejor las podréis escaldar y manipular. Para ello ponemos a calentar agua en una olla y preparamos un bol con cubitos de hielo y agua al lado. Vamos escaldando una a una las hojas de col y enfriando rápidamente en el bol. Tienen que quedar manejables pero no extremadamente blandas. Dejamos escurrir sobre papel absorbente.

IMG_20150216_150051

Mientras tanto vamos preparando el relleno. Lo primero que haremos será sofreír la cebolla en trocitos pequeños, añadid a continuación los pimientos cortados en cubitos y echad sal. Una vez que la verdura esté tierna apartar la sartén del fuego. Mientras el sofrito se enfría, colocamos la carne en un bol y añadimos las especias (sed generosos porque si no se os quedarán sosos). Amasamos y añadimos el sofrito y un puñado de arroz crudo. Lo mezclamos todo muy bien y ya tenemos listo el relleno.

Ahora viene la parte más laboriosa: colocamos una pequeña porción de relleno sobre una hoja de col y doblamos primero la parte gruesa, luego la parte de la punta hacia dentro y por último los laterales. Nos quedará un paquetito muy mono. Llevad cuidado de no llenar mucho los rollitos, pues el arroz se hinchará con la cocción y los saquitos pueden reventar.

En una olla baja hacemos una cama con la salsa de tomate casera diluida en un poco de agua. Colocamos los rollitos encima, tapamos y dejamos cocer a fuego medio unos 40 minutos. Añadir más agua si véis que es necesario.

Yo serví los rollitos con la salsa de tomate y arroz blanco. Están realmente ricos y su sabor sorprende. Os animo de verdad a que lo probéis, pues no os va a dejar indiferente.

Podéis ver el resto de propuestas AQUÍ.


Logo cabecera desafío

El reto de este mes lo propuso nuestra querida Boss Carolina, y desde aquí le mando muchos besos. Querida boss, esta receta va dedicada a ti. Cuando leí el correo en el que se nos decía en qué consistía el desafío me encantó, pues no tenía ni idea de lo que era una King Cake. Es un pastel que se elabora en Louisiana para celebrar el “mardi gras”, martes de carnaval. Sus orígines se hayan en la francesa “Galette des Rois”, conocido en España como Roscón de Reyes;-)))) e introducida en Nueva Orleans por los colonos franceses. Típico en su elaboración es el relleno, del cual he prescindido pues en casa no gusta, pero que seguro que mis compañeras sí que ha incluido en sus versiones. Se diferencia de un roscón de reyes también en que va decorado con azúcar de colores, cada uno representando a un rey mago y a una cualidad: el morado simboliza la justicia, el verde la fe, y el amarillo el poder. Y otra diferencia es que en vez de un rey escondido lleva un mini-bebé, que simboliza al niño Jesús.

DSC00687

Ingredientes:

Masa madre:

70 gr de leche entera

15 gr de levadura prensada

1 cucharada de azúcar

130 gr de harina de fuerza

Masa:

60 gr de leche entera

70 gr de mantequilla sin sal añadida a temperatura ambiente

2 huevos a temperatura ambiente

25 gr de levadura prensada

una cucharada de agua de azahar

una cucharada de anís

450 gr de harina de fuerza

1 pellizco de sal

120 gr de azúcar glas

la ralladura de una naranja y un limón

Para decorar:

Un huevo batido

almendra laminada

Azúcar de colores

Anís

roscontres

 

Comenzamos la preparación de nuestro estupendo King Cake con la elaboración de la masa madre. Mezclamos todos los ingredientes a temperatura ambiente y formamos una bola. La introducimos en un bol con agua tibia y dejamos reposar hasta que flote y doble volúmen (aproximadamente media hora). Pasado este tiempo elaboramos la masa: mezclamos en un bol todos los ingredientes a temperatura ambiente y la bola de masa madre. Amasamos hasta formar una masa homogénea y elástica. Damos forma de bola y dejamos reposar dentro de un bol, tapada con un paño y en un lugar templado. Esperamos hasta que doble su tamaño (aprox 1 hora)

Damos forma de roscón sobre la bandeja de horno. Para ello formamos un agujero en el centro y vamos estirando la masa formando una corona muy ancha, pues al volver a fermentar tenderá a cerrarse el agujero. Pintamos con el huevo batido a temperatura ambiente y adornamos con las almendras laminadas y el azúcar de colores humedecido en anís. El azúcar lo podéis comprar ya teñido o lo podéis hacer vosotros mismos. Dejamos reposar otra hora en lugar templado.

Precalentamos el horno, en mi caso a 180º durante 15 minutos. En el fondo del horno introducimos un recipiente con agua para que no se seque nuestro King Cake. Introducimos la masa en el horno y bajamos la temperatura a 150º, función ventilador. En mi horno está listo en 12 minutos aproximadamente. Si veis que se dora rápido, taparlo con papel de aluminio.

Dejar reposar en el horno unos minutos con la puerta abierta y terminar de decorar con purpurina comestible. Ya tenemos listo nuestro King Cake, vistoso, precioso y delicioso!!!!!

 

No dejéis de ver las coloridas y divertidas propuestas de mis compañer@S AQUÍ


Bueno, parece que después de meses de no parar y de dos mudanzas, al fin he podido conseguir encontrar un hueco para publicar más recetas fuera del circuito del desafío (que para mí es sagrado). Esta vez la necesidad ha agudizado el ingenio y tras rompérseme la placa de inducción y encontarme con unas albóndigas descongeladas, que no pueden vovlerse a congelar, me he dicho…. ¿y ahora quéeeee???? Tengo la thermomix ocupada con la masa del roscón, la placa rota y mi Aurori esperándome en la guarde para comer… De repente ha sido como una rebelacion: un rayo de luz ha iluminado el microondas, y me he dicho, ¿por qué no?, he buscado un para de recetas en internet y he encontrado la misma en varias páginas. Así de simple, y así de sencillo: introducimos las albóndigas en un recipiente apto para micro con tapadera. Regamos con salsa de tomate, tapamos e introducimos en el micro durante 12 minutos. Así de simple, así de rico.


Maquetación 1

 

Ya llegó diciembre y con él el reto propuesto por nuestra querida Maribel Peñas: canelones. Una propuesta deliciosa, y esta vez casi no llego, pues entre traslado y traslado a penas he tenido ni medios ni tiempo para cocinar. Me hubiera gustado poder dedicarle más tiempo a la elaboración de este plato, pero he de adaptarme a mis circunstancias de mamá trabajadora y he elaborado una receta “exprés” que está deliciosa.

la foto (3)

Para unos canelones exprés necesitaréis:

24 placas de canelones precocidas

una bandeja de carne picada

salsa bechamel hecha con la thermomix

sal y pimienta

paté

 

El truco para que queden jugosos es añadir paté a la carne picada, sal y pimienta y saltear ligeramente. Si lo cocinásemos demasiado se quedarían secos, pues luego hay que sumarle el tiempo de horneado. También le podéis añadir un par de cucharadas de salsa de tomate.

Ponemos las placas en remojo 20 minutos y secamos sobre papel absorbente. Vamos rellenando los canelones con nuestro sofrito sin pasarnos de cantidad, pues se nos romperían. Los colocamos en una fuente de horno. Ahora tan sólo nos queda elaborar la salsa bechamel siguiendo el recetario del thermomix y vertemos por encima. Cubrimos con queso y metemos en el horno precalentado a 150º durante 10 minutos. Luego gratinamos con mucho cuidado de que no se nos queme el queso y ya están, unos estupendos canelones exprés.

Seguro que mis compañeras habrán preparado elaboraciones más cuidadas, no dejéis de verlas AQUÍ

 

 


Logo cabecera desafío

 

Y al fin llegó “Sweet November”, o Noviembre dulce ;-))) Este mes las hermanas Camilni nos propusieron un reto muy divertido, a la vez que difícil, porque… ¿qué elegir de entre todos los dulces fritos de España?. Podíamos elegir el que quisiéramos, la única condición es que no fueran de nuestra comunidad autónoma. Como alicantina que soy, me vino a la cabeza la palabra “buñuelos”, pero no podía hacerlos… Así que pensé en hacer una torta frita típica murciana que me hacían mis padres cuando era pequeña, pero supuse que tampoco valdría, pues tenía que ser un dulce del que no tuviéramos ni p… idea de cómo hacerlo.

la foto 1-horz

Rebuscando por internet, y leyendo mucho sobre dulces, estuve a punto de intentar hacer las preciosas flores extremeñas, pero mi falta de tiempo me impidió salir a buscar el molde para hacerlas. Así que después de buscar algo relativamente fácil y cuyos ingredientes tuviera ya en casa, me decanté por unas deliciosas rosquillas fritas de naranja granadinas que se suelen hacer en Semana Santa. Quedan esponjosas y con un sabor espectacular.

Me he basado en varias páginas y blogs para hacer mi versión, pero puedo decir que básicamente he seguido los pasos de Carmen con alguna que otra ligera variación.

Aquí va mi versión:

La piel de medio limón y media naranja

150 gr de azúcar

130 gr de aceite de oliva

20 gr de anís

150 gr de zumo de naranja

2huevos

600 gr de bizcochona

un sobre de levadura química

un pellizco de sal

la foto00

Con la thermomix bien limpia y seca pulverizamos el azúcar programando 30 segundos velocidad 5-10. Bajamos el polvo de azúcar con la espátula de las paredes e introducimos las cáscaras de naranja y limón. Pulverizamos igualmente 30 segundos velocidad 5-10. Se queda una pasta que huele que alimenta. Introducimos ahora los elementos líquidos de la receta: huevos, zumo, anís, aceite. Mezclamos 20 segundos velocidad 5. Introducimos ahora la harina con la levadura y amasamos un minuto vaso cerrado espiga.

Dejamos reposar media hora en el vaso cerrado y ya tendremos la masa lista para freír. En una sartén honda ponemos abundante aceite (puede ser de oliva o de girasol). Con las manos untadas en aceite formamos bolitas con la masa y hacemos un agujerito en el centro. Mis primeras rosquillas daban pena, bueno mejor dicho, mi primera rosquilla se desintegró, y las cinco siguiente quedaban taaaaaaaaaaaaaaan gordas que el agujero apenas se apreciaba. El truco está en hacer una rosquilla finita con un gran agujero, pues al freírlas se esponjan y crecen.

Llevad mucho cuidado de que no se socarren, hay que controlar muy bien la temperatura del aceite. Las vamos colocando sobre papel absorbente y luego pasamos por azúcar y/o canela. Están riquísimas y duran esponjosas mucho tiempo. Con estas cantidades salen unas 50 rosquillas, así que haced la mitad de ingredientes o repartirlas entre los vecinos (como hice yo).

No dejéis de ver las propuestas de mis compañeras y compañero en el blog Desafío en la Cocina.


Logo cabecera desafío

 

Rocío, de  “Chismes y Cacharros” nos propone este mes un reto que para mi ha sido especial: arroz caldoso.

El reto de este mes me ha permitido recordar un sabor de mi infancia que hacía más de diez años no rememoraba: el del arroz caldoso con conejo y caracoles que preparaba mi madre los domingos. Recuerdo con nostalgia cómo íbamos al campo de Castalla a recoger caracoles y luego los preparaba metiéndolos en tarros de cristal con agua y poniéndolos al sol para “engañarlos”. He de confesar que nunca fui capaz de probar un caracol… me daban entre pena y asco, pues no dejan de ser insectos babosos que se arrastran por el suelo. Sin embargo he de admitir que dejaban un gusto a romero en el arroz que lo hacían especial, y es precisamente por este motivo por el que uso romero en este arroz.

Me gustaría empezar la explicación de la receta diciendo que no soy una experta en la elaboración de arroces, y que es desde hace poco cuando me he visto en la necesidad de aprender, pues antes todos los domingos comíamos paella en casa de mis padres hasta que mi madre cayó enferma y mi padre dejó de cocinar. La receta que aquí expongo está hecha a base de recuerdos de mi infancia, y de ver a mi madre preparar este arroz. Veamos los ingredientes:

DSC00535

Para dos personas y un bebé de 16 meses que come como un adulto:

250 gr de arroz bomba

1 litro de caldo

Medio conejo

Pimiento rojo y verde al gusto

Tres dientes de ajos

Champiñones

Dos tomates maduros

arroz1

Empecemos con la elaboración del caldo: en una olla pequeña ponemos a calentar el agua (si vamos a necesitar un litro pues calentamos litro y medio). Añadimos sal, colorante y romero. Dejamos hervir y bajamos el fuego al mínimo.

Ahora vamos con la elaboración:

En una tartera (sartén o paella) calentamos aceite de oliva virgen extra y sofreímos unos dientes de ajos sin pelar. Sacamos los ajos y sofreímos los pimientos, y los champiñones (echamos sal). Apartamos las verduras y sofreímos el conejo. Un truco para no encontrar huesecillos en el arroz es lavar el conejo bajo el grifo del fregadero. Añadimos sal a l conejo y retiramos del fuego. Procedemos ahora a sofreír los tomates rallados. Salamos el tomate y al rato añadimos el arroz. Sofreímos el arroz con el tomate hasta que se vean los granos un poco transparentes. Este es el momento en el que vuelvo a introducir el resto de ingredientes en la tartera y doy un par de vueltas. Hasta este momento la elaboración de la paella es la misma que la del arroz caldoso, la diferencia viene ahora: si para la paella son dos de caldo por una de arroz, para el arroz caldoso uso el doble de caldo para el arroz. Y si para elaborar una paella el arroz no se remueve, para el arroz caldoso es muy importante este paso para que saque el almidón y quede meloso. Añadimos el caldo caliente y removemos cada poco tiempo. Se deja cocer por espacio de 20 minutos, y el arroz queda meloso pero con un punto “al dente”.

DSC00663

Espero que os guste mi receta, pues a mi me encantó recordarla. El próximo reto será dulce…

No dejéis de ver el resto de arroces aquí:

 


 

Logo cabecera desafío

 

Ya llegó otro curso “escolar” culinario a nuestro grupo de desafío!!! Y qué mejor modo de comenzar que con esta apetitosa receta  propuesta por Mariluz de Trasteando en mi Cocina: una Boston Cream. La super boss nos dio muchas facilidades pues nos dejó elegir entre múltiples opciones: crepes, cupcakes, tartas… Yo me decanté por unos crepes para compartir con los amigos, pero claro, me emocioné haciendo crema pastelera de más y decidí hacer también una tarta.

DSC00520-horz

Es una receta super sencilla, y utilicé mi queridísima Thermomix para hacerla, lo cual facilitó aún más el trabajo. Para vuestra fiesta de crepes Boston Cream necesitaréis:

Crema pastelera

60 gramos de azúcar (en muchos sitios recomiendan 100 pero queda demasiado dulzón)

Una cucharadita de azúcar vainillado

500 gr de leche entera

Tres huevos

50 gr de  maicena

Salsa de chocolate

150 gr de chocolate para fundir

50 gr de agua

20 gr de mantequilla

Pasta para crepes

250 gr de harina de repostería

500 gr de leche

2 huevos

1 cucharada de aceite de oliva

Un pellizco de sal

Un pellizco de azúcar

DSC00524-horz

Lo primero que elaboré fue la crema pastelera, ya que tiene que enfriarse por completo y lleva su tiempo: ponemos todos los ingredientes en el vaso y programamos 7 minutos, 90º, velocidad 4. Vertemos en una fuente de cristal y cubrimos con papel film para que no genere costra. Dejamos enfriar por completo e introducimos en la nevera.

A continuación hice la masa para crepes, pues también requiere reposo: introducimos todos los ingredientes en el vaso y programamos 20 segundos velocidad 4. Dejamos reposar media hora en la nevera mínimo.

DSC00527

Y por último la salsa de choco: introducimos el chocolate en el vaso y lo pulverizamos con el botón turbo. Vertemos el resto de ingredientes y programamos 50º, velocidad 3, 4 minutos. Vertemos en una salsera y lista para usar.

DSC00525

Y con todos los ingredientes listos, así como los amigos y la mesa puesta, procedemos a realizar crepes. El modo en el que los hago es el siguiente: en una sartén echo un pegote de mantequilla, y cuando se ha fundido vierto un poco de masa con un cacito para que las tortas salgan homogéneas. En cuanto se despega les doy la vuelta y a la fuente de servir.

En la mesa, serví por un lado las crepes, por otro la crema pastelera y por otro la salsa  de choco. De este modo cada uno se fue formando sus propias Boston Cream crepes a su gusto.

Y como me sobró muchísima crema pastelera (pues hice dos tandas), me decidí por hacer un bizcocho genovés con la thermomix, lo rellené de crema pastelera y lo cubrí con más salsa de chocolate… Estaba buenísima!!!!

DSC00531

Espero que os hayan gustado mis propuestas, y no dejar de ver las elaboraciones de mis compis AQUÍ. El próximo reto será salado y lo propondrá Rocío

 


Open_Food-220x188

 

Bienvenidos a una nueva etapa de este blog. Han sido muchos los meses que he estado casi desaparecida, tan sólo participando en el reto de mi querido grupo “Desafío en la cocina”, pero realmente no he tenido tiempo ni fuerzas. Muchos ya sabréis que han sido los meses más difíciles de mi vida, en los que he acompañado a mi madre hasta el final. No quiero ahondar en el tema ni convertir esto en una entrada lacrimógena, tan sólo decir que he tenido la suerte de poder disfrutar de mi madre 17 años más, después de que le diagnosticaran un cáncer casi fulminante. Han sido 17 años más que hemos podido pasar junto a ella, y al final el tiempo se ha cobrado su tributo. Pero de lo que estoy segura es de que lo que la vida te quita por un lado te lo da por otro, y es que al mismo tiempo que mi madre fallecía, una nueva vida se anclaba en mis entrañas, y esto es un milagro, un ángel o como lo queramos llamar. Para mí es un reloj que no me deja caer, que me recuerda las semanas que han pasado desde que mi madre no está, y también las semanas que faltan para poder tener en mis brazos esta nueva vida. Y es que sin saberlo, este microser ya ha conseguido cambiar aún más nuestras vidas, forzando un cambio de casa y convirtiendo a mi pequeña Aurori en una hermana mayor.

Y toda esta parrafada era para deciros que he vuelto, con más ganas todavía, a escribir en el blog. Todos los días 20 participaré en el reto Desafío en la Cocina, y todos los días 10 subiré una nueva receta, para seguir compartiendo con vosotros el sabor de la tradición y de lo nuevo. Espero que a partir de ahora volváis a disfrutar con las entradas, y os animéis (como siempre os digo) a probar nuevos platos.

Muchas gracias por seguirme, y por todos vuestros comentarios durante estos meses.


Logo cabecera desafío

YA ES DÍA 20!!!!!!!!!!!! Qué rápido pasó el mes verdad? Este reto fue propuesto por Maribel, y consistía en hacer unos huevos escoceses. El nombre es muy gracioso y peculiar, y su historia también, pues no es un plato originario de Escocia, sino que surgió en unos grandes almacenes londinenses. Sea como fuere, el plato es muy sencillo de realizar y muy vistoso.

mural 1

Los ingredientes para dos personas son muy básicos:

Dos huevos duros

una butifarra catalana (o longaniza)

harina

un huevo batido

aceite y sal

mural2

Pelamos los huevos duros y reservamos. Sacamos la carne de la tripa de la butifarra y añadimos un poquito de harina. hacemos una bola y la colocamos en medio de dos hojas de papel film. Chafamos un poquito y le pasamos un rodillo hasta formar una sabana finita. Enrollamos los huevos en esta sábana, y apretamos bien para que se nos queden dos bolas compactas. Instroducimos en el frigorífico cinco minutos para que tomen consistencia. Pasado este tiempo, pasamos por huevo duro y pan rallado. Se fríen en aceite de oliva caliente, y a disfrutar de unos huevos!!!!! Se pueden comer fríos, y de un día para otro también. Se sirve con ensalada, y para crear nuestro monstruo de huevos escoceses tan sólo tenéis que seguir la composición de la foto.

 

Espero que os haya gustado el plato, a mi me encantó. Podeis ver el resto de propuestas AQUÍ.

 

DSC00487

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 274 seguidores