agosto 2010



Si el otro día os gustó la receta del bizcocho de zanahorias, ahora os va a encantar su decoración, descubierta por pura casualidad. El viernes me puse a elaborar otro bizcocho para mis suegros, y decidí añadir leche condensada al chocolate blanco derretido porque pensé que de éste modo la mezcla me iba a quedar más líquida e iba a poder cubrirlo mejor… cuál fue mis sorpresa cuando al caer el chorro de leche condensada de repente el chocolate fundido se hizo una bola de masa manejable con las manos (e imposible de untar sobre el bizcocho). Saqué corriendo los colorantes alimenticios de la nevera y le añadí unas gotitas rojas y otras amarillas… hasta que la pasta se tiñó de naranja. Con las manos embadurnadas en azúcar glasé procedí a crear zanahorias de mazapán…. Y con confeti de chocolate verde les hice hasta un rabito y todo. Luego sólo tuve que hacer unos dibujitos con un palillo para simular las raíces y… aquí tenéis el resultado: zanahorias de mazapán. Ahora que he descubierto la receta experimentaré con más figuritas. Si os animáis a experimentar os sugiero dos cosillas: para comprar los colorantes cualquier supermercado del corte inglés los tiene, y cuando vayáis a amasar el mazapán con los colorantes utilizad unos guantes de látex (que no lleven polvos de talco) para evitar teñiros las manos.

Anuncios

¿Alguna vez habéis abierto el frigorífico y os habéis encontrado con una docena de huevos a punto de caducar y un kilo de zanahorias, sin saber qué hacer con ellos?, pues tengo la solución: un bizcocho de zanahorias. Además de bueno, es muy saludable ya que la zanahoria os ayudará a poneros moren@s y delgadit@s, pues son ricas en vitaminas A y fibra.

Necesitaréis:

– 250 gr de zanahorias (ya peladas)

– 200 gr de harina

– 7 gr de levadura (o dos sobres de glasificante hacendado)

– 125 gr de aceite de oliva (yo uso oliva suave)

– 4 huevos

– 200 gr de azúcar

Empezamos triturando las zanahorias y mezclándolas con el aceite. En un bol batimos los huevos junto con el azúcar hasta que doblen el volumen. Agregamos la masa de zanahorias y mezclamos. A continuación incorporamos la harina y la levadura tamizadas y mezclamos realizando movimientos envolventes para que la masa no baje. Horneamos a 180ºC durante más o menos 30 minutos.

Dejamos enfriar y desmoldamos. Derretimos una tableta de chocolate blanco en el microondas y cubrimos el bizcocho con la pasta resultante. Podemos decorar con perlitas de azúcar plateadas, grageas de azúcar con forma de corazón, virutas de chocolate negro, o lo que se os ocurra.


El pasado 16 de agosto fue nuestro aniversario de bodas, y fuimos a celebrarlo a nuestro querido Tapelia de Elda. Decidimos probar algo nuevo… y nos decantamos por un arroz empedrao. Nos gustó tanto el plato que lo que sobró nos lo llevamos a casa, y nos lo comimos al día siguiente. Pues bien, he decidido “recrear” dicho plato para poder degustarlo tantas veces me plazca en la intimidad de mi hogar… y aquí está el resultado.

Para una paellita con embutidos para dos personas hambrientas o cuatro con apetito reducido aquí tenéis los ingredientes:
– 1 vaso de arroz “La fallera”, porque la calidad se nota.
– 2 vasos de agua (siempre doble cantidad de líquido que de arroz)
– una butifarra, un blanquito, un chorizo, e incluso trocitos de cerdo (tocino, por ejemplo)
– un puñado de garbanzos en conserva (de los que vienen ya cocidos)
– un tomate bien maduro rallado
– 5 o 6 dientes de ajo sin pelar
– pimentón, azafrán, sal

Esta receta es muy sencilla de realizar: en una paella o cazuela baja ponemos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y agregamos los dientes de ajo. Removemos y cuando empiecen a dorarse añadimos un puñado de garbanzos escurridos y pasados por el grifo (para quitarles la agüilla que sueltan del tarro). Doramos un poco y añadimos los embutidos cortaditos en trozos. Sofreímos y sacamos a un plato hondo. En la cazuela añadimos ahora el tomate rallado y cuando empiece a evaporarse un poco incorporamos el vaso de arroz y sofreímos todo bien. Al mismo tiempo introducimos en el microondas una jarra con el agua, a la que habremos añadido un pellizco de sal, un poquito de pimentón dulce y un poquito de azafrán. Incorporamos otra vez los embutidos a la cazuela y damos vueltas (veréis que la butifarra se deshace). Añadimos ahora el agua caliente y cuando empiece todo a hervir bajamos el fuego y dejamos cocer unos 20 minutos. Si veis que os quedáis escasos de agua tapad la cazuela para que no se evapore. Y si os gusta más meloso, en vez de dos vasos añadid dos vasos y medio, así os quedará un poquito caldoso.

Espero que os guste la receta, y que os animéis a hacerla, está riquísima y es más sencillo de hacer que la paella tradicional.