septiembre 2010



Siempre que hago un plato de pescado me gusta acompañarlo de unos gambones bien picantes… Además de aprovechar las sobras del pescado y las cáscaras de los gambones para hacer un caldo de pescado, te queda un aperitivo de lo más apañao. Esta vez vamos a utilizar los gambones picantones para aderezar el plato de dorada.

Para preparar unos gambones picantones necesitaréis:

8 gambones

1 diente de ajo

2 guindillas

Aceite

Sal

Pelamos los gambones y reservamos las cabezas y cáscaras para hacer el caldo de pescado. Doramos el ajo laminado en una sartén con bastante aceite de oliva, y añadimos las guindillas. A continuación incorporamos los gamones y doramos. Reservamos.

Mientras tanto vamos precalentando el horno a 200º. Para nuestra dorada necesitaremos:

1 dorada por cada dos personas

½ cebolla

3 o 4 tomates kumatos

2 patatas gordas

Aceite de oliva virgen

Sal

Cortamos las patatas en rodajas, las doramos en una sartén, y las colocamos en una bandeja de horno. Encima ponemos la cebolla, el tomate cortado en rodajas. Regamos con aceite de oliva y añadimos sal y pimienta al gusto. Horneamos a 180º durante unos 10-15 minutos aproximadamente, hasta que la verdura esté pochada.

Abrimos el horno y colocamos la dorada abierta sobre las verduras con la piel hacia abajo. Dejamos cocer unos 10 minutos más y ya estará lista. Sacamos del horno, emplatamos y rociamos con el sofrito de gambones.

Truco: al sacar la dorada del horno comprobaréis que de dorada sólo tiene el nombre… al haberla horneado durante 10 minutos está blanca, pero en su punto. Si tenéis un soplete de cocina podéis “pintarle” un bonito bronceado…


Para esta receta, muy sencilla y nutritiva (pero algo calórica) necesitaréis:

6 alitas de pollo troceadas (o más, depende de vosotros)
Una cucharada sopera de pimentón picante
Una cucharadita de café de pimienta molida
Una cucharadita de café de curry
2 dientes de ajo
Aceite de oliva
Vino blanco
Sal

Preparamos un majado con los dientes de ajo y añadimos los demás ingredientes: el pimentón, la pimienta, el curry, sal al gusto, aceite de oliva y vino blanco. Introducimos las alitas junto con el majado en un tuper y dejamos macerar unas horas (si se hace de un día para otro mucho mejor).

Introducimos en el horno precalentado a 170º durante 20 minutos, y luego pasamos a gratinar para que se quede tostadito. Podemos acompañar el plato con un arroz blanco.