febrero 2014



auroraDSC002105

Ya está aquí el día 20!!!!!!!!!!! Y esta vez el resto propuesto por la Super Boss Mari Luz consistía en… cotillear un blog de una compañera y copiar o inspirarse en una de sus recetas dulces. Y cual fue  mi sorpresa cuando supe que mi blog gemelo era… Delirando en la cocina, de mi querida Iria, con la cual mantengo frecuentes conversaciones en el grupo de Whatsup!!!!! Iriaaaaaaaaaa espero que te guste mi homenaje!!!!!! Aquella misma noche me puse a megacotillear tu blog y me enamoré de las Red Velvets!!!!!!!! Hacía mucho tiempo que quería hacerlas, y aprovechando que se acercaba San Valentín me decidí a hacerlas. Tan solo he variado un poco la receta, inspirándome en la que encontré en un estupendo blog llamado El Dragón de la Fresa, pues me hacía ilusión no usar colorante para su elaboración y probar la remolacha en bizcocho. El resultado es maravilloso, no sólo el color rojo intenso, la textura sino el sabor tan peculiar que tiene. Eso sí, o te encanta (como a mi) o no te gusta nada, con este bizcocho no hay términos medios. Desde aquí mandarles un beso a mis queridos alumnos del First, que fueron mis cobayas ;-))))

auroraDSC002015

Para elaborar un corazón partío de Red Velvet, o unas cupcakes, necesitaréis:

– Un paquete de 500 gr de remolachas cocidas y envasadas

– 250 gr de azúcar

– 270 gr de harina

– 25 gr de cacao puro en polvo

– dos sobres de glasificante Hacendado (uno blanco y uno azul)

– 1 pizca de sal

– 3 huevos

– 150 gr de mantequilla fundida

– 100 ml de buttermilk (a 95 militros de lehe añadimos una cucharada sopera de zumo de limón y esperamos unos minutos)

Los pasos son muy sencillos: mientras calentamos el horno a 200º añadimos el zumo de limón a la leche, pasamos la remolacha por la thermomix o la batidora, añadimos el azúcar, los huevos uno a uno, la mantequilla y la butter milk.

Tamizamos la harina y el cacao, la levadura, añadimos una pizca de sal y mezclamos las dos masas en tres veces.

Bajamos la temperatura del horno a 170º y horneamos durante unos 20 minutos.

Yo utilicé dos tipos de moldes: las típicas cupcakes y un molde con forma de corazón, que luego partí en zig zag

auroraDSC002495

auroraDSC002515

 

Ya sabéis que podéis admirar las creaciones de mis compañeras AQUI


 

auroraDSC002765

Después de meses sin publicar ninguna receta que no fuera del desafío de mi querido grupo culinario, al fin he encontrado un huequecito para poder compartir con vosotros esta receta tan estupenda y de temporada, que se hace en unos pocos minutos y que disfrutaréis en pareja, familia (o en soledad). Para seros sincera, descubrí esta receta haciendo zapping y quedándome embobaba en el Canal Cocina. No os sé decir qué cocinero fue, pero la receta sí que se me quedó grabada a fuego, y es que en mi mente la mezcla de sabores y colores dibujó una sonrisa.

Para realizar este magnífico plato que os quitará las penas, necesitaréis alcachofas, tomates cherry, cebolla, ajos, aceitunas negras sin hueso, salsa de tomate, aceite del bueno y tallarines.

Ponéis a hervir los tallarines (en mi caso eran al huevo, y no los dejé más de 6 minutos). Para la salsa picar una cebolla y pocharla junto con un par de ajos pelados y enteros. Añadir los tomates cherry partidos por la mitad, las aceitunas  y por último unas alcachofas bien peladas y cortadas muy finitas. Probamos de sal y añadimos unas cucharadas de salsa de tomate para darle suntuosidad. Dejamos hacer chup chup unos minutos y mezclamos con la pasta.

Si lo acompañáis de un vino tinto joven es un buen plato para celebrar San Valentín…

Prometo publicar más a menudo, y recetas al menos la mitad de ricas que esta. Animaros a probarla, no os dejará indiferentes.