Logo cabecera desafío

 

Otro mes más y otro reto más, esta vez propuesto por mi querida Mari Luz de Trasteando en mi Cocina. Cuando leí el correo con la receta del mes me quedé como el emoticono del whatsup, ojiplática: Sarmale, un plato rumano… ¡Socorro!!!! Pensé en esos momentos, pero después leyendo detenidamente el correo y documentándome por internet logré que el pánico desapareciera y diera paso a mi curiosidad culinaria.

El sarmale es una elaboración típica de la comida rumana que se sirve en las grandes celebraciones. Se compone básicamente de un envoltorio formado por hojas de col o vid y un relleno de carne picada con cebolla y algún cereal. Para elaborar mi sarmale he seguido las indicaciones que Sergio da en uno de sus programas “Cocinamos contigo”:

 

Ingredientes para dos personas (unos ocho rollitos)

– Una col

– Cebolla

– Un trozo de pimiento rojo

– Un trozo de pimiento verde

– 200 gr de carne picada (en mi caso mixta)

– Un puñado de arroz

– Salsa de tomate

– Pimienta, sal y pimentón dulce

Lo primero que hacemos es escaldar las hojas de col. Cuanto más exteriores sean las hojas, mejor las podréis escaldar y manipular. Para ello ponemos a calentar agua en una olla y preparamos un bol con cubitos de hielo y agua al lado. Vamos escaldando una a una las hojas de col y enfriando rápidamente en el bol. Tienen que quedar manejables pero no extremadamente blandas. Dejamos escurrir sobre papel absorbente.

IMG_20150216_150051

Mientras tanto vamos preparando el relleno. Lo primero que haremos será sofreír la cebolla en trocitos pequeños, añadid a continuación los pimientos cortados en cubitos y echad sal. Una vez que la verdura esté tierna apartar la sartén del fuego. Mientras el sofrito se enfría, colocamos la carne en un bol y añadimos las especias (sed generosos porque si no se os quedarán sosos). Amasamos y añadimos el sofrito y un puñado de arroz crudo. Lo mezclamos todo muy bien y ya tenemos listo el relleno.

Ahora viene la parte más laboriosa: colocamos una pequeña porción de relleno sobre una hoja de col y doblamos primero la parte gruesa, luego la parte de la punta hacia dentro y por último los laterales. Nos quedará un paquetito muy mono. Llevad cuidado de no llenar mucho los rollitos, pues el arroz se hinchará con la cocción y los saquitos pueden reventar.

En una olla baja hacemos una cama con la salsa de tomate casera diluida en un poco de agua. Colocamos los rollitos encima, tapamos y dejamos cocer a fuego medio unos 40 minutos. Añadir más agua si véis que es necesario.

Yo serví los rollitos con la salsa de tomate y arroz blanco. Están realmente ricos y su sabor sorprende. Os animo de verdad a que lo probéis, pues no os va a dejar indiferente.

Podéis ver el resto de propuestas AQUÍ.