Logo cabecera desafío

 

Otro día 20 más y otro reto más!!!! Esta vez le tocó desafiar a mi querida Mari Luz de Trasteando en mi cocina, quien propuso un maravilloso París-Brest. Y os preguntaréis, ¿qué es eso?, pues muy sencillo: es un dulce hecho a base de pasta choux con forma de rueda que se puede rellenar de varias maneras. Su origen es muy peculiar, consultando la wikipedia encontramos lo siguiente:

DSC01225

“Recibe su nombre en honor a la carrera de bicicletas que se realizó entre las ciudades de París y Brest en 1891 la cual tenía una longitud de 1,200 kilómetros de recorrido. La forma del pastel representa una rueda de bicicleta. La primera vez que se cocinó uno data del mismo año mencionado anteriormente. Fue idea de Piere Giffard, el cual tenía una aguda afinidad por la “petite reine” (la bicicleta). Giffard era también un pionero del reportaje periodístico moderno, Trabajaba para el diario Parisino el “Petit Journal”.

Un pastelero que presenciaba la carrera desde Maisons-Laffitte (unos arrabales Parisinos), cocinó en honor un pequeño manjar en forma de rueda de bicicleta. Giffard, tras haber visto esto, aplaudió la ocurrencia. La noticia se difundió puesto que Giffard era periodista y toda Francia se asombró con tal novedad. Hoy en día la carrera y el postre van de la mano y se hacen famosos mutuamente, y anualmente se reciben alrededor de 5,000 participantes.”

Aunque aparentemente sencilla, la dificultad de este postre reside en su horneado. Hasta tres intentos he hecho y aun así no me he quedado muy satisfecha con el resultado. Desde aquí agradecer a mis compis de desafío toda la ayuda que me brindaron para su realización.

Sin más dilación paso a explicar su elaboración:

Ingredientes:

Para la masa choux:

160 gr harina de reposteria

250 gr de agua

100 gr de mantequilla

0,5 cucharadita sal

un pellizco de azúcar

4 huevos medianos

Para el relleno:

Nata para montar

esencia de vainilla en gotas

azúcar

DSC01199

Elaboración:

Para realizar la masa choux seguí el recetario de la thermomix: en el vaso verter el agua, la mantequilla, la sal y el azúcar. Programar 4 minutos 100º velocidad 4. Pasado este tiempo incorporar de golpe la harina (previamente tamizada) y mezclar 15 segundos velocidad 4. Retirar el vaso de la máquina y dejar reposar unos minutos para que temple. Volver a colocar el vaso en la thermomix e ir añadiendo los huevos uno a uno a velocidad 4. Tiene que quedar una masa muy mantecosa y sedosa.

DSC01200

Preparamos una manga pastelera de forma muy casera: en una jarra colocamos la manga pastelera abierta para que nos sea fácil rellenar. Coloqué una pinza justo por encima de la boquilla para que no se me saliera la masa. Una vez volcada toda la masa en la manga cerrar con otra pinza. Este truco tan casero se lo vi por facebook a una compi de desafío, María Teresa del blog Cocina sin problemas.  En una bandeja de horno forrada con papel, hacemos círculos con la masa. Se podría hacer una gran roscón con toda la masa, pero a mi me gustó más la idea de hacer roscas individuales.

DSC01203

Y ahora el gran paso: el horneado. Con el horno previamente calentado a 200º introducimos la bandeja a la altura más baja y horneamos sin ventilador durante 25 minutos. Si es mucha temperatura podemos bajar a 180º pero es muy importante no bajar de esa temperatura ni abrir la puerta antes de los 25 minutos, pues se nos chafarían. Es lo que me pasó la primera vez que lo intenté: los saqué en cuanto estuvieron un poco dorados y se me deshincharon. La cuestión es que es una masa que tiene que secarse, por lo tanto tenemos que hornear a alta temperatura, e incluso una vez transcurrido esos minutos dejar 10 más en el horno con la puerta medio abierta.

DSC01207

 

Una vez que estén fríos partimos por la mitad y rellenamos de nata. Mi truco para que la nata esté espectacular es el siguiente: con el vaso donde vayamos a batirla muy frío (lo introduzco un par de horas en el congelador) vertemos la nata para montar también muy fría, añadimos unas gotas de esencia de vainilla (yo las compro en el Lidl), azúcar al gusto y a batir hasta que coge consistencia. Pasamos la nata a la manga pastelera siguiendo los trucos de antes y rellenamos los roscos.

DSC01208

Para acabar, podemos cubrirlos de azúcar glas o como hace Julia en Julia y sus recetas  con caramelo: en un molde de silicona mezclamos dos cucharadas de agua y tres de azúcar, y metemos al microondas uno o dos minutos. Cuando esté morenito pincelamos los roscos y espolvoreamos con almendras en trocitos. Están riquísimos así!!!!

DSC01220

Os animo a atreveros con este dulce tan sencillo, barato y sobre todo rico, y a que visitéis los demás blogs participantes en el desafío pinchando AQUÍ