Logo cabecera desafío

 

Y al fin llegó “Sweet November”, o Noviembre dulce ;-))) Este mes las hermanas Camilni nos propusieron un reto muy divertido, a la vez que difícil, porque… ¿qué elegir de entre todos los dulces fritos de España?. Podíamos elegir el que quisiéramos, la única condición es que no fueran de nuestra comunidad autónoma. Como alicantina que soy, me vino a la cabeza la palabra “buñuelos”, pero no podía hacerlos… Así que pensé en hacer una torta frita típica murciana que me hacían mis padres cuando era pequeña, pero supuse que tampoco valdría, pues tenía que ser un dulce del que no tuviéramos ni p… idea de cómo hacerlo.

la foto 1-horz

Rebuscando por internet, y leyendo mucho sobre dulces, estuve a punto de intentar hacer las preciosas flores extremeñas, pero mi falta de tiempo me impidió salir a buscar el molde para hacerlas. Así que después de buscar algo relativamente fácil y cuyos ingredientes tuviera ya en casa, me decanté por unas deliciosas rosquillas fritas de naranja granadinas que se suelen hacer en Semana Santa. Quedan esponjosas y con un sabor espectacular.

Me he basado en varias páginas y blogs para hacer mi versión, pero puedo decir que básicamente he seguido los pasos de Carmen con alguna que otra ligera variación.

Aquí va mi versión:

La piel de medio limón y media naranja

150 gr de azúcar

130 gr de aceite de oliva

20 gr de anís

150 gr de zumo de naranja

2huevos

600 gr de bizcochona

un sobre de levadura química

un pellizco de sal

la foto00

Con la thermomix bien limpia y seca pulverizamos el azúcar programando 30 segundos velocidad 5-10. Bajamos el polvo de azúcar con la espátula de las paredes e introducimos las cáscaras de naranja y limón. Pulverizamos igualmente 30 segundos velocidad 5-10. Se queda una pasta que huele que alimenta. Introducimos ahora los elementos líquidos de la receta: huevos, zumo, anís, aceite. Mezclamos 20 segundos velocidad 5. Introducimos ahora la harina con la levadura y amasamos un minuto vaso cerrado espiga.

Dejamos reposar media hora en el vaso cerrado y ya tendremos la masa lista para freír. En una sartén honda ponemos abundante aceite (puede ser de oliva o de girasol). Con las manos untadas en aceite formamos bolitas con la masa y hacemos un agujerito en el centro. Mis primeras rosquillas daban pena, bueno mejor dicho, mi primera rosquilla se desintegró, y las cinco siguiente quedaban taaaaaaaaaaaaaaan gordas que el agujero apenas se apreciaba. El truco está en hacer una rosquilla finita con un gran agujero, pues al freírlas se esponjan y crecen.

Llevad mucho cuidado de que no se socarren, hay que controlar muy bien la temperatura del aceite. Las vamos colocando sobre papel absorbente y luego pasamos por azúcar y/o canela. Están riquísimas y duran esponjosas mucho tiempo. Con estas cantidades salen unas 50 rosquillas, así que haced la mitad de ingredientes o repartirlas entre los vecinos (como hice yo).

No dejéis de ver las propuestas de mis compañeras y compañero en el blog Desafío en la Cocina.

Anuncios