Logo cabecera desafío

 

Rocío, de  “Chismes y Cacharros” nos propone este mes un reto que para mi ha sido especial: arroz caldoso.

El reto de este mes me ha permitido recordar un sabor de mi infancia que hacía más de diez años no rememoraba: el del arroz caldoso con conejo y caracoles que preparaba mi madre los domingos. Recuerdo con nostalgia cómo íbamos al campo de Castalla a recoger caracoles y luego los preparaba metiéndolos en tarros de cristal con agua y poniéndolos al sol para “engañarlos”. He de confesar que nunca fui capaz de probar un caracol… me daban entre pena y asco, pues no dejan de ser insectos babosos que se arrastran por el suelo. Sin embargo he de admitir que dejaban un gusto a romero en el arroz que lo hacían especial, y es precisamente por este motivo por el que uso romero en este arroz.

Me gustaría empezar la explicación de la receta diciendo que no soy una experta en la elaboración de arroces, y que es desde hace poco cuando me he visto en la necesidad de aprender, pues antes todos los domingos comíamos paella en casa de mis padres hasta que mi madre cayó enferma y mi padre dejó de cocinar. La receta que aquí expongo está hecha a base de recuerdos de mi infancia, y de ver a mi madre preparar este arroz. Veamos los ingredientes:

DSC00535

Para dos personas y un bebé de 16 meses que come como un adulto:

250 gr de arroz bomba

1 litro de caldo

Medio conejo

Pimiento rojo y verde al gusto

Tres dientes de ajos

Champiñones

Dos tomates maduros

arroz1

Empecemos con la elaboración del caldo: en una olla pequeña ponemos a calentar el agua (si vamos a necesitar un litro pues calentamos litro y medio). Añadimos sal, colorante y romero. Dejamos hervir y bajamos el fuego al mínimo.

Ahora vamos con la elaboración:

En una tartera (sartén o paella) calentamos aceite de oliva virgen extra y sofreímos unos dientes de ajos sin pelar. Sacamos los ajos y sofreímos los pimientos, y los champiñones (echamos sal). Apartamos las verduras y sofreímos el conejo. Un truco para no encontrar huesecillos en el arroz es lavar el conejo bajo el grifo del fregadero. Añadimos sal a l conejo y retiramos del fuego. Procedemos ahora a sofreír los tomates rallados. Salamos el tomate y al rato añadimos el arroz. Sofreímos el arroz con el tomate hasta que se vean los granos un poco transparentes. Este es el momento en el que vuelvo a introducir el resto de ingredientes en la tartera y doy un par de vueltas. Hasta este momento la elaboración de la paella es la misma que la del arroz caldoso, la diferencia viene ahora: si para la paella son dos de caldo por una de arroz, para el arroz caldoso uso el doble de caldo para el arroz. Y si para elaborar una paella el arroz no se remueve, para el arroz caldoso es muy importante este paso para que saque el almidón y quede meloso. Añadimos el caldo caliente y removemos cada poco tiempo. Se deja cocer por espacio de 20 minutos, y el arroz queda meloso pero con un punto “al dente”.

DSC00663

Espero que os guste mi receta, pues a mi me encantó recordarla. El próximo reto será dulce…

No dejéis de ver el resto de arroces aquí: