Logo cabecera desafío

Llegó otra vez el día 20 y con él el maravilloso reto del mes: un reto multicultural. Cada boss propuso uno, y a mi me tocó participar  con mi querida Mari Luz con un plato que he tenido la suerte de probar hace algunos años de manos de mi amiga húngara Agi. Se trata de un Goulash, un plato típico de Hungría, y la forma de hacerla la he “españolizado”, como diría nuestro “querido” ministro Wert. En esta ocasión lo he acompañado de Serviettenknödel, que no es ni más ni menos que una forma de aprovechar el pan duro dándole forma de albóndiga larga. He de decir sin embargo que mis amigos hacen este tipo de algóndiga alargada peor luego le dan forma de bolitas del tamaño de guisantes y las añaden al guiso.

La receta es muy simple, sencilla y nutritiva. Para realizar el Goulash sólo hace falta

1 kilo de carne de ternera a trocitos

un buen chorro de aceite de oliva

dos patatas

tres tomates maduros

una cebolla

dos cucharadas de pimentón dulce (si pudiera ser el paprika típico de hungría genial, si no, el de la Vera)

otras dos cucharadas de pimentón picante

un litro de carne de caldo

sal y pimienta 

aurorala foto5

El procedimiento es más sencillo todavía: salpimentamos y enharinamos la carne, la sofreimos en aceite caliente para sellarla y reservamos. En esa misma olla (en mi caso a presión), sofreimos la cebolla y cuando empiece a transparentarse añadimos los tomates pelados y en trocitos. Salpimentamos y añadimos el resto de ingredientes. Tapamos y dejamos hervir por espacio de una hora al 2.

Mientras tanto preparamos el acompañamiento de albondiguilla húngara:

Remojamos unos 200 gramos de pan duro en una mezcla de leche, dos huevos, sal y 50 gramos de mantequilla derretida. Dejamos reposar 15 minutos, añadimos unos 100 gramos de harina, sal y nuez moscada y si os gusta perejil. Con la ayuda de un film transparente le damos forma de super chorizo, lo enrollamos como si fuera un caramelo y lo cocemos al vapor durante 45 minutos. Una vez concluido este tiempo, dejamos enfriar, desenrollamos y servimos en rodajas. También podéis darle forma de bolitas y añadirlas al guiso.

Seguro que esta receta no os dejará indiferentes y querréis repetirla en más de una ocasión. No dejéis de ver las recetas de mis compañeras:  AQUI