Ayer expliqué cómo realizar una placa de gelatina. Hoy vamos a pintarla!!!! Una vez haya transcurrido 12 horas, desmoldamos sobre una bandeja plana que habremos mojado con un poco de agua para que no se pegue la gelatina. La parte de arriba es la que vamos a pintar, es decir, la parte porosa, por lo tanto despegamos la gelatina por las orillas y colocamos tal cual sobre el plato.

Ya tenemos nuestra placa de leche condensada y ahora sólo queda pintarla😉 Para ello colocaremos papel de hornear sobre el diseño y repasaremos las líneas con un rotulador comestible (preferiblemente negro). Colocamos el dibujo en contacto con la gelatina, alisamos para sacar las burbujas de aire y dejamos 5 minutos (si colocas un plato encima ayuda a acelerar el proceso). Pasado este tiempo, despegamos el papel con mucho mimo, y ya se habrá transferido el diseño.

Para pintar este dibujo, necesitamos colorante líquido. En este caso he usado los de vahiné, que son los tres colores primarios. También necesitaremos un poquito de anís para aclarar los colores, una paleta para hacer las mezclas (en las tiendas de todo a un euro se encuentran fácilmente) o en su defecto hueveras y pinceles de cerdas suaves. Y empieza el trabajo de pintar sobre gelatina: coged poquita cantidad y pintad con mucho cuidado, empezando por las áreas más pequeñas. Si dejas que se seque antes de pintar las áreas más grandes verás que no pasa nada si pintas sobre las partes ya pintadas. Puedes usar los rotuladores de tinta comestible para los detalles pequeñitos. En el tutorial de Cocinando con el alma rematan el diseño realizando puntos de color con colorante blanco en pasta. En este caso, como es un Pocoyo he decidido no hacerlo y dejarlo así. Una vez pintado, he mojado el pincel en anís y lo he manchado un poquito con purpurina, y he pintado sobre los globitos. Le ha dado un toque muy original.

Ya tenemos nuestra placa pintada, ahora decidís qué hacer: si recortarla o dejarla entera, si comerla tal cual o ponerla sobre una tarta…

Aquí os dejos unas fotos de la tarta de cumpleaños que le preparé a mi querido costillo, en este caso dibujé un lindo gatito y lo puse sobre una tarta hecha con bizcocho de vainilla y embadurnada con buttercream de nocilla:

Mañana colgaré las fotos del “cómo ha quedado el Pocoyo sobre una tarta de galletas” jajaaja Besos! (Todo sea por ver la carita de mis sobrinillos cuando vean el Pocoyo)