Una receta sencilla, rápida de hacer y deliciosa (incluso si no os gustan las lentejas, os encantará…) Necesitaremos:

1 bote de lentejas cocidas

1 pimiento rojo asado

1 tomate

1 cebolla

1 cucharada de “agritos” (o picadillos de variantes: trocitos de pepinillos en vinagre, zanahorias en vinagre, cebollitas en vinagre etc)

El zumo de un limón

Tres cucharadas soperas de aceite de oliva

Pimienta y comino en polvo

Cortamos los pimientos en tiras, cortamos en cubitos el tomate y la cebolla. Lo colocamos todo en un cuenco y añadimos las lentejas (previamente enjuagadas y escurridas) y la cucharada de agritos.  Cubrir con film transparente y dejar en la nevera una hora.

Preparemos ahora el aliño: mezclamos en un bol el zumo de limón, la sal, el aceite de oliva, la pimienta y un poco de comino en polvo. Batimos con unas varillas y añadimos a la ensalada.

Podéis servirla en platos individuales ayudándoos de un aro, o en una ensaladera. Está riquísima y con un poco de pan es un plato único estupendo.