El pasado mes de agosto fuimos de viaje por el norte de España, y uno de los maravillosos sitios que visitamos fue Santo Domingo de la Calzada, en donde tuvimos la ocasión de degustar un manjar sin el cual no sé cómo he podido vivir estos treinta años… PATATAS A LA RIOJANA regadas con un “Riojan Fighting Wine”… Hoy, día de la Hispanidad, me he decidido a hacer este plato tan suculento y de colorido tan Español: rojo y amarillo, como nuestra bandera.

Para conseguir una placentera siesta (si es en compañía de alguien especial mucho mejor) necesitaréis:

Una  cebolla

Un  pimiento verde

Un tomate

Tres  hojas de laurel

Una cucharadita de pimentón

Dos guindillas

Una cabeza de ajos

Dos chorizos frescos

Tres patatas grandes

Un pimiento choricero

1 litro de caldo de carne

Ponemos nuestro pimiento choricero en remojo en agua caliente, y mientras tanto vamos picando  la cebolla, el pimiento y el tomate. En una olla echamos un buen chorro de oliva virgen y doramos la cebolla, el pimiento y por último el tomate. Añadimos la cabeza de ajos, las hojas de laurel, las guindillas y la cucharadita de pimentón. Removemos y añadimos el chorizo. Ya tenemos listo nuestro fondo. Pelamos y chascamos las patatas y las añadimos a la olla. Escurrimos el pimento choricero, cortamos por la mitad y limpiamos de pepitas, lo añadimos al guiso y  cubrimos de agua (o caldo) y dejamos hervir durante media hora a fuego no muy alto. Pasado este tiempo probamos de sal, y sacamos la cabeza de ajos, el pimiento choricero y las guindillas. Raspamos la carne al pimiento y la añadimos al guiso. Dejamos hervir dos minutos más y ya está listo para servir. Acompañar de un vino rioja, y a dormir una buena siesta.