La primera vez que probé esta ensaladilla fue en casa de Mari Carmen, tía de mi marido. Fue todo un descubrimiento, pero a la vez su sabor me trajo recuerdos de mi infancia… una mezcla entre lo nuevo y una extraña sensación de dejavú… He decidido llamarla Ensaladilla Oriolana, pues es típica de esas tierras. Veréis que difiere un poquito de la ensaladilla rusa de toda la vida, y su sabor no os dejará indiferente. Para realizar una exquisita y refrescante ensaladilla oriolana necesitaréis:

4 patatas medianas

1 tarro de  encurtidos picaditos (de venta en Carrefour. Si no lo encontráis, simplemente tendréis que picar unos pepinillos en vinagre, unas zanahorias en vinagre, unas alcaparras)

2 huevos bien duros

2 latas de atún en aceite de oliva

1 lata de pimiento morrón

1 lata de aceitunas rellenas de anchoas

1 hoja de lechuga picadita

Ajonesa casera

Ponemos a cocer las patatas en una olla con abundante agua con sal. Dejamos cocer por espacio de 40 minutos, y MUY IMPORTANTE, mientras sigan estando calientes les quitamos la piel y las chafamos con ayuda de un tenedor. Añadimos las dos latas de atún escurridas, tres o cuatro cucharadas soperas de encurtidos picaditos, la hoja de lechuga cortada en trocitos muy pequeños y la clara de los huevos cortada en trocitos pequeños.  Removemos  e incorporamos la ajonesa. Mezclamos todo muy bien, cubrimos con papel film e introducimos en la nevera toda la mañana, aunque lo ideal es hacerlo de un día para otro. Cuando vayamos a consumirla, sacamos de la nevera, colocamos en la bandeja o bol en donde vayamos a servirla, cubrimos con la yema de los huevos desmenuzada, las aceitunas y unas tiras de pimiento morrón.