Hoy os presento una receta muy primaveral. Necesitaremos para ello realizar un bizcocho de yogur, cuya receta encontraréis en estas páginas (sólo tenéis que poner en el buscador “bizcocho de yogur” y os aparecerá). Una vez enfriado el bizcocho recortamos la parte superior para igualar la superficie. Cortamos el bizcocho en dos capas y untamos con lemon curd (de venta en el gourmet del Corte Inglés). Esta crema es ácida, y el sabor contrasta con el dulzor de la nata y del propio bizcocho. Si no encontráis esta crema de limón inglesa, podéis untar con cualquier mermelada que tengáis a mano, e incluso podéis prescindir de éste paso, o rellenar con nata montada. Colocamos las capas del bizcocho y cubrimos con nata montada sobre una rejilla. Cubrimos los laterales con almendras laminadas y espolvoreamos con corazones de azúcar. Podéis añadir unas perlas plateadas de azúcar. Meterlo en la nevera y servir a la hora del té. Os encantará y refrescará.