Para esta receta, muy sencilla y nutritiva (pero algo calórica) necesitaréis:

6 alitas de pollo troceadas (o más, depende de vosotros)
Una cucharada sopera de pimentón picante
Una cucharadita de café de pimienta molida
Una cucharadita de café de curry
2 dientes de ajo
Aceite de oliva
Vino blanco
Sal

Preparamos un majado con los dientes de ajo y añadimos los demás ingredientes: el pimentón, la pimienta, el curry, sal al gusto, aceite de oliva y vino blanco. Introducimos las alitas junto con el majado en un tuper y dejamos macerar unas horas (si se hace de un día para otro mucho mejor).

Introducimos en el horno precalentado a 170º durante 20 minutos, y luego pasamos a gratinar para que se quede tostadito. Podemos acompañar el plato con un arroz blanco.