TORTA BOBA RELLENA DE CHOCOLATE

La otra tarde estaba yo tomándome un café con leche en la Aracena, cuando me pregunté a mi misma si sería capaz de reproducir en mi casa la torta boba de chocolate que me estaba tomando en ese momento… y es que la vida está cara y en la panadería tienen que sacar para pagar sueldos, pero en los tiempos que corren no estoy dispuesta a pagar 1,80 euros por un trozo de torta boba. Así que me puse manos a la obra y éste fue el resultado:

Para vuestra torta boba de chocolate rellena de chocolate necesitaréis:

MASA para un molde de 22 cm:
250 gr de azúcar
3 huevos
125 ml de aceite de girasol
150 ml de leche entera
300 gr de harina de trigo
1 sobre de levadura tipo Royal
Una cucharada sopera de cacao en polvo (yo uso el de la marca Valor)
Un puñadito de almendras molidas
Mantequilla para untar el molde

SALSA CHOCOLATE
150 gr de chocolate para fundir (en este caso he usado el de la marca Nestlé)
Un trocito de mantequilla
Tres cucharadas soperas de leche

Empezamos encendiendo el horno a 160ºC y engrasando el molde. Para ello cogemos un trocito de mantequilla con papel de cocina y lo pasamos bien por toda la superficie del molde. De éste modo nos resultará mucho más sencillo desmoldar el bizcocho.
Batimos los huevos y controlamos que aumenten por lo menos 3 veces su volumen. Para este paso uso una maquina de amasar que compré en Lidl por 22 euros y que va de maravilla. Tiene distintos tipos de varillas: para amasar, para montar y para batir. En este caso he usado las de montar nata, y así el huevo adquiere enseguida consistencia. Una vez que hemos logrado aumentar el volumen de los huevos, agregamos en dos o tres veces el azúcar sin dejar de batir. Este paso es muy importante para que luego la masa suba y no se quede apelmazada. Cuando esté bien mezclado incorporamos el aceite. A mi particularmente me gusta usar el de girasol, pues es mucho más suave que el de oliva, pero si preferís el de oliva también podéis usarlo. Probablemente os quedará un bizcocho más apelmazado. Añadimos también la leche. Recordad que cuando trabajamos masas hay que usar siempre leche entera, pues de lo contrario no obtendríamos los resultados deseados, y nuevamente nos podríamos encontrar con un bizcocho apelmazado. Incorporamos ahora la harina tamizada y la levadura. Acordaros siempre de tamizar la harina siempre. Es muy sencillo: sobre un cuenco colocáis un colador y vais echando la harina para que pase a través del mismo. Por último añadimos el cacao también tamizad junto con las almendras en trocitos, y mezclamos todo con movimientos envolventes.
Vertemos la masa sobre el molde untado y dejamos cocer en el horno durante 50 minutos. Al sacarlo veréis que parece una magdalena gigante. Podemos introducir un pincho para comprobar que está hecho (deberá salir seco).
SALSA DE CHOCOLATE
Es muy sencilla de hacer: deshacemos el chocolate al baño maría o al microondas. Incorporamos un trozo de mantequilla y la leche. Removemos bien para que se mezcle todo y quede una salsa espesa. Retiramos del fuego y dejamos enfriar un poco.
Mientras, desmoldamos el bizcocho y dejamos enfriar sobre una rejilla. Lo partimos por la mitad y rellenamos con la salsa de chocolate. Volvemos a montar el bizcocho y espolvoreamos con azúcar glas. Ya está listo para comer. Lo podéis servir tibio (delicioso) o a temperatura ambiente. Se puede acompañar de una bola de helado, o de una salsa de chocolate…
Espero que os animéis y lo probéis ;-)))

Anuncios